09 mayo, 2015

En la tierra del fin del mundo

En el tiempo en que la tierra era joven, en un lugar en el que se pone el sol, vivía un hombre del que contaban sorprendentes poderes. Otros, en cambio, sólo hablaban de trucos y de juegos malabares. Era Hombre Que Va, que en lengua gallega se decía Home Que Vai.

Hombre Que Va inició un viaje hacia al Oeste por el sendero de la vida cotidiana. El camino fue largo y no dejó que ningún obstáculo, que ningún peligro, lo apartara de su meta. Tal vez por esa razón, o por algún motivo que ahora no recuerdo, en su marcha diaria organizaba, cada cierto tiempo, otros viajes de exploración y descubrimiento: para imaginar, para aprender, para jugar, para vivir. El último de ellos, el más reciente, llevó a los miembros de su tribu desde las praderas de China hasta los valles de Galicia.

Me alegra saber que las gentes del Premio Espiral de Edublogs 2015 tuvieron en cuenta esas historias en su lista de blogs finalistas

El pueblo onondaga