18 enero, 2015

El viaje de las historias

El hombre y la mujer son los únicos animales que cuentan historias. En cada uno de nosotros está la huella de la antigua tribu, de la familia, con un ciclo completo de recuerdos y de leyendas, e incluso de canciones que aguardan su momento para ser de nuevo cantadas. Por eso, es evidente que todos hemos nacido con una rica pero misteriosa mitología personal, aunque en muchos casos se volviera subterránea.

Descubrir ese ciclo de historias familiares puede convertirse en un ejercicio de arqueología narrativa. Porque con ellas se recuperan algunas de las zonas más brutalmente amputadas de la propia identidad. Pero con libertad y con la imaginación, seguro que cada cual es capaz de encontrar ese hilo de Ariadna para seguir otra vez esos mitos y cuentos perdidos.

Como un viajero, escucharé las múltiples voces que se oyen, también reinventaré mis propios mitos y mis leyendas personales. Y, así, a través de las historias que nos contamos y decimos, tal vez pueda entender mejor quiénes somos, de dónde venimos, a dónde nos dirigimos…

17 enero, 2015

El corazón de las tinieblas

Tal vez el mundo cambiase definitivamente en París, como escribí en otro post. En todo caso, si algo cambió fue para nosotros, para los occidentales confusos, porque en otras partes ya no tienen tanto tiempo para jugar. Todo es más básico en sus vidas: o se enfrentan al horror o serán exterminados. Eso es lo que ocurre con las flores del Kurdistán, las mujeres kurdas, unas verdaderas heroínas que merecen ser recordadas siempre. Al igual que su lucha en el mismo corazón de las tinieblas…

10 enero, 2015

La narrativa mundial y el terror

Una manera de entender el mundo cambió el 8 de enero en París. ¿Por qué atacaron la revista Charlie Hebdo y la tienda judía Hyper Cacher? El detonante de su furia fuimos nosotros.

Es el deslumbrante resplandor de nuestra modernidad. Es el embate de nuestra tecnología. Es esa carencia de Dios que transmitimos. Es la fuerza bruta de nuestra política exterior. Es la capacidad de la cultura occidental para traspasar todos los muros y penetrar en cada hogar, cada vida y cada mente.

Entonces, ¿qué ha sucedido? Es difícil saberlo todo, el Apocalipsis no tiene lógica. Aquellos hombres prometieron sumisión a Dios y meditaron sobre la sangre que habría de derramarse. Es cierto que somos ricos, privilegiados y fuertes, pero ellos estaban dispuestos a morir…

Je suis Charlie

Don DeLillo: En las ruinas del futuro (2002)
José Antonio Gabelas, tuiteo del 7 de enero de 2015

03 enero, 2015

Las flores del Kurdistán

Los relatos del mundo son innumerables, casi infinitos, como bien supo Sherezade, la primera princesa cuentacuentos. Por eso, después de 75 días sin escribir en el blog, vuelvo a hacerlo para decir una palabra: Kurdistán.

La prensa empezó el año nuevo acordándose de un pueblo olvidado y de una guerra que parece lejana, aunque no lo sea. Y así conocimos a las mujeres kurdas, las únicas flores que son capaces de crecer en medio de aquel desastre. Pero ellas, asoladas por sus enemigos, también saben de sueños y de esperanzas…