24 febrero, 2014

El Tablero Fantástico o el mensaje en una botella

Imagina que un cuento no es más que un entramado de celdillas, una especie tablero construido a partir de cuatro columnas básicas: personajes, lugares, situaciones y objetos. Cada columna del tablero posee un idéntico número de recuadros o celdillas. Imagina que se llenan con un vocabulario especial, con palabras que, de alguna manera, pertenecen al mundo de los cuentos, populares o actuales. Así es el Tablero Fantástico: un casillero para guardar palabras, un entramado para imaginar historias.

Cada taboleiro se convierte de hecho en un conjunto de hipótesis fantásticas, en el sentido que nos ofrecía Gianni Rodari. Una hipótesis es como una red; lanzas la red y, tarde o temprano, algo encuentras. Un taboleiro también es como una botella con un mensaje: arrojas la botella en el mar y seguro que llega a algún sitio, donde alguien leerá tus palabras.

En cualquier caso, en este tablero, todo puede surgir a partir de los personajes, de los lugares, de los objetos y de las situaciones narrativas de la historia.

17 febrero, 2014

La niña que surgió de un cuento

En Polgariño conta, un proyecto de escritura que ya se citó en otro post, está el cuento de Margarida, a nena ecolóxica. Al principio, nació mediante la escritura y la lectura, seguramente con la ayuda y la influencia de Gianni Rodari. Pero después se adaptó y se modificó, para desarrollar con los medios de las nuevas tecnologías la historia de esa niña…

11 febrero, 2014

Una historia digital a partir de un cuento escrito

En un proyecto de escritura que se llamó Polgariño conta (2009-2011) tengo este recuerdo. Una de aquellas historias imaginadas e inventadas, O mundo máxico, fue transformada por toda la clase para hacer una narración digital. Eso que ahora dicen digital storytelling

Aprovechando los días de Carnaval, hicimos una adaptación de un cuento de uno de los alumnos. Utilizamos materiales simples pero potentes, como los cuentos populares. Y otros que estaban a nuestra disposición, como una sencilla cámara digital con la capacidad de grabar video. Y aquí está el resultado, siguiendo las ideas del post anterior. ¡Cuánto disfrutamos con nuestra primera película!

10 febrero, 2014

Narrar y escribir en digital

Escribir en la escuela primaria es como entrar en una espiral, o en una especie de laberinto. Pero el monstruo de la escritura, en el caso de que exista ese minotauro, no es invencible. Y tampoco lo es en el mundo digital…

5 pasos en el proceso de escritura digital

Planificación: definir, recopilar, decidir

  1. La propuesta o el proyecto; la generación de ideas; los destinatarios y la audiencia; la organización; el uso de modelos.
  2. La búsqueda de recursos para la historia. Entre otros, fotos, dibujos, fotografías, mapas, gráficos, voces, sonidos, etc.
  3. Es bueno empezar pensando en el final de la historia… Por ejemplo, ¿estás tratando de informar, convencer, provocar, cuestionar?

Redacción: seleccionar, escribir, importar

  1. El proceso de producción textual y digital; los contenidos; el desarrollo de la propuesta; el uso de borradores, plantillas y storyboards; la colaboración.
  2. El empleo de un storyboard, que defina la escritura de la historia digital, sirve para mostrar el propósito y el punto de vista que se ha elegido en la narración.

Revisión: finalizar, grabar, crear

  1. La aportación de nuevas ideas; repensar, corregir y reescribir; el análisis de las interacciones.
  2. Si es el caso, utilizar un micrófono para grabar la narración de secuencias determinadas.

Edición: demostrar, evaluar

  1. Las últimas soluciones; la cooperación; la adaptación y la normalización de la historia.
  2. El texto escrito y sus posibilidades.
  3. La digitalización en Internet.

Publicación

  1. Compartir los trabajos, sean digitales o no; las formas de presentación y las herramientas; web 2.0 (blogs, wikis, redes sociales).
  2. Recoger la retroalimentación sobre cómo se podría mejorar la historia, incluso con ampliaciones. También de las opciones de uso en las aulas.
  3. Y, sobre todo, enseñar a otros cómo crear sus propias historias digitales.